reseña – Deshielo y ascensión

DESHIELO Y ASCENSIÓN
Álvaro Cortina Urdampilleta
(Jekyll & Jill, Zaragoza, 2013)
 
 
El deshielo antecederá el apocalipsis, un apocalipsis acuosa, que convertirá el mundo en un infierno anegado. El deshielo será la antesala del fin, el punto y final a un mundo de arquitectura helada y sombría, territorio de nadie, concluyendo con ese periodo de tiempo detenido, la tribulación, donde reinará el anticristo. Y, previo al deshielo, a la helada tribulación, el mundo sufrirá el rapto, en el que los elegidos ascenderán para encontrarse con dios en cuerpo y alma, dejando al mundo sumido en el caos, desamparado y sin redención posible. Un mundo poblado por despojos humanos, donde la decadencia ha sustituido al humanismo, la supervivencia a la convivencia, las tribus de caníbales sin lenguaje ni dios posible a los más desvalidos; porque la pobreza no tendrá lugar aquí. Reinará una distancia entre ricos y pobres tan monstruosa que los primeros se transmutarán en multimillonarios, cazadores de reliquias, esas últimas especies reconocidas, mezcladas, en su migración demencial hacia ninguna parte, con otras extrañas mutaciones gigantescas; y los pobres no serán nada. Es posible que los llamemos cucarachas, y que den caza a los que queden, a los otros, sean quienes sean.
 
La editorial zaragozana Jekyll & Jill dice que Deshielo y Ascensión es una «novela irrealista polar ártica», y no creo haber leído ninguna representación más veraz de un futuro que podría ser, en el que la cultura se ha desintegrado por entero, y la vida es un simulacro de un pasado de ¿apogeo?, nuestros días tal vez, con hombres que se empecinan en vivir en ciudades, comunidades inhóspitas en mitad de la nada helada, aferrándose, en mitad de una fuga inescapable hacia la deshumanización, a un arte que se marchita, a procesos educadores que no tienen lugar, desfasados e inútiles, o a una religión donde las distintas creencias no son sino facciones del mismo intento imposible por conservar a dios en una Tierra en la que reina el diablo. De ahí el interludio, algo extenso, sobre el pintor católico, o las tribulaciones del ingeniero afanado en un exacto programa de educación humanista para sus hijos, que intuimos abocado al fracaso. De ahí la construcción de abadías imposibles en mitad de las estrellas. Al igual que en siglos pasados los hombres extendían hacia el cielo las puntas de las iglesias para estar más cerca del creador, en este probable y desolador futuro nos habremos plantado allí con él, en un intento inútil por rescatar lo sagrado de la mitad del cada vez más vacío universo. Porque la cercanía extrema a las estrellas no hará sino reforzar la propia extrañeza de nuestra existencia, y la desolación por no ser nada en medio del oscuro abismo.
 
Uno de los personajes de Deshielo y Ascensión dice no conocer la palabra «cripta», lo cual no deja de ser irónico, ya que Cortina Urdampilleta ha escrito una perfecta novela gótica, deudora de la corriente «extraña» de literatura, pero de muchas otras tradiciones, literarias y artísticas (alguien con conocimiento sobre el tema debería realizar un análisis de su relación con la música). Brilla con especial intensidad su primera parte, de una excelencia abrumadora, y que tal vez impone su alto listón a lo que queda. Ahí nos despertamos en mitad de una nada que se nutre del blanco salvaje de la Confederación del Norte, y asistimos al encuentro con una naturaleza peligrosa y asesina a través de un estallido de emociones en cada palabra, de sensaciones que desasosiegan al lector, tal vez porque intuimos ver en los personajes que las viven, aunque sea de lejos, futuras versiones de nosotros mismos. Porque las ansiedades que rigen los conflictos del pintor, del ingeniero, del cazador, del abad, ya se encuentran germinando entre nosotros. Extraña y desoladora, bella y terrible. Un retrato de los últimos estertores de la humanidad asomada ya a las vistas del último paisaje sublime, el del fin del mundo.

Advertisements

One thought on “reseña – Deshielo y ascensión

  1. Esta novela está pendiente de lectura. Desde que salió sabía que debía leerla. Y reseñas como la tuya (o hace días la de Aramys Romero), no hacen sino confirmar que hay que leerla.

    Estupendo 😉

    Fer

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s